domingo, 9 de diciembre de 2007

El Muérdago y el acebo


El Muérdago


El muérdago y el acebo eran par los druidas plantas sagradas, sobre todo el muérdago, cuya recolección era todo un ritual y tenía una fuerte relación con los dioses y la inmortalidad.
El muérdago, estrechamente ligado al roble el árbol jefe para los celtas, era una planta protectora contra todo hechizo negativo, enfermedades y contra el rayo. Por lo que se consideraba al muérdago una planta que protegía ante todo tipo de circunstancias.

La costumbre de colgar ramitas de esta planta cerca de la puerta previene contra las fuerzas malignas, al igual que regalar una ramita, es un acto que refuerza su poder de protección sobre la persona que lo recibe.
Sus bayas (que son venenosas), se emplean para realizar hechizos de amor y confeccionar un saquito de ramitas y hojas puestas bajo la almohada, ayudan a conciliar el sueño y evitan las pesadillas.

El muérdago (Viscum album), es en realidad un arbolillo semiparásito de hojas siempre verdes, se extiende por todo el territorio euroasiático y siempre se ha utilizado como medicina antiveneno y para aumentar la fecundidad.
Actualmente su aplicación terapéutica es como hipotensiva y cardiotónica, provoca la dilatación de los capilares, ayuda a la circulación de la sangre y actúa contra la arteriosclerosis. Al parecer tiene efectos citostáticos (antitumorales), por lo que su investigación es muy importante.

Magia con muérdago

Para alejar el mal y limpiar una casa, puede quemarse ramitas y hojitas de muérdago y pasar el humo por toda la casa, desde la parte más interior hacia fuera, es remedio efectivo para expulsar las vibraciones negativas y puede recitarse este conjuro:


“Muérdago sagrado
bendice mi hogar
expulsa todo mal
para nunca regresar”


El acebo

El acebo es otra planta protectora especialmente sagrada durante el Solsticio de Invierno. Lo de utilizar acebo como decoración en estas fechas de celebración es similar a la del muérdago, proteger de todo mal el hogar y las personas que habitan en él.
También tiene un fuerte simbolismo de combate contra las energías que nos amenazan.
Protege de los rayos y con su madera puede hacerse varitas y bastones sagrados, si se colocan ramitas sobre la puerta actúa como defensor mágico e impide el acceso a las personas o situaciones perjudiciales.

El acebo (Llex aquifolium), se utiliza en los tratamientos de esencias florales de Bach para aquellas personas que son extremadamente celosas, rencorosas y desarrollan grandes deseos de venganza.

Los celtas asignaron a esta planta la protección del dios heroico Cúchulainn, debido al cálido simbolismo de heroísmo y fuerza vital del acebo, que con sus bayas rojas como pequeños soles le valió el puesto de honor entre las plantas celtas por su gran valor ritual para los druidas.

3 comentarios:

imagine dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
serpnorber dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Maeglin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.