sábado, 9 de marzo de 2013

Mal de ojo, Maldiciones, Maleficio, cómo librarse.




Mal de ojo: maleficio que lanza una persona sobre otra para perjudicarle. Aunque se considera una superstición, no se puede dejar de lado el hecho de que en ciertas ocasiones se ha demostrado que determinadas personas han sido víctimas de él.
Maldición: fórmula de origen religioso o mágico que se utiliza para dañar a otros y ocasionarles toda clase de males. Las brujas, al ser quemadas en las hogueras, pronunciaban frecuentemente maldiciones sobre sus ejecutores.
Maleficio: Hechizo con el que se ocasionan determinados daños a los seres vivos, sean personas o animales.

El empleo moderado de la expresión “maldecir” significa, decir una vulgaridad o una blasfemia, puede resultar ofensivo y no deja de ser de mala educación, pero no es letal.
Sin embargo, una maldición puede considerarse una fórmula mágica poderosa y peligrosa, cuya finalidad es provocar dolor, sufrimiento, enfermedad, e incluso, la muerte.
La práctica de maldecir ha existido en todas las culturas y se han lanzado habladas o escritas, invocando a un demonio o dios y después se especifica con todo lujo de detalles macabros lo que se quiere para la víctima.
Esta es una fórmula para lanzar una maldición del siglo IV: “Te convoco, espíritu maligno, que moras en el cementerio y que robas la salud al hombre. Ven y pon un nudo en la cabeza (nombre de la víctima), en sus ojos, en su boca, en su lengua, en su garganta; echa agua envenenada en su estómago. Si no vas y le echas agua en el estómago, te enviaré gran cantidad de ángeles malignos que vayan por ti. Amén.”
Estas maldiciones podían ser susurradas a cientos de kilómetros de distancia o gritadas al oído de alguien. Sin embargo, las maldiciones escritas son más poderosas que habladas, ya que podían sobrevivir al momento de la creación.
Se piensa que las maldiciones escritas tienen más poder si se entierran en lugares que tiene que ver con la muerte: tumbas, campo de batallas y sitios donde se realizan ejecuciones. También pueden echarse dentro de pozos o lugares que conecten con el mundo subterráneo.
Y para aumentar los efectos, se atraviesa el nombre de la víctima con un clavo y se ata bien fuerte el papel con un alambre.
Los síntomas que suelen presentar los maldecidos, entre otros, son: nauseas, vómitos, dolores de cabeza, insomnios, etc.
Las víctimas de maldiciones, tiene la posibilidad de buscar una bruja o hechicero que contrarreste la maldición y pueda deshacer, protegerse y llevar una vida normal.
Para saber si te han hecho un hechizo.
Si sientes que todo va mal y que todo se tuerce, puede ser un periodo de mala racha o que hay de por medio un mal de ojo que está creando vibraciones negativas.
¿Cómo averiguarlo?
Con incienso: Cuenco de cobre grande e incienso puro. Se coloca en el cuenco un poso de incienso y se le prende fuego con una cerilla de madera, si el humo es de color oscuro es que hay negatividad, si es claro, todo está bien.
Con sal: Plato de cerámica, sal gruesa, alcohol de quemar. Se coloca en el plato un puñado de sal gruesa y cúbrelo con alcohol (algunas recetas recomiendan 27 graos y 7 cucharas de alcohol), encenderlo con una cerilla de madera, si la sal chispea es que hay negatividad, si el chispeo es fuerte es porque hay bastante.
Con hojas de olivo: Plato de cerámica, agua, aceite de oliva, hojas de olivo. En el plato lleno de agua se vierte tres gotas de aceite de oliva, luego se coloca una hoja de olivo bendecida (se puede bendecir imponiendo un símbolo sagrado que tenga especial importancia para nosotros), si el aceite tiende a alejarse de la hoja es porque existe mal de ojo.
Con limón: Dejar repartidos por la casa un número impar de limones. Si después de varios días el limón se seca, todo está bien, si se pone verde o con manchas negras o marrones es debido a que hay negatividad.


¿Cómo librarse de una maldición?
Utilizar velas negras o con formas especiales: serpiente negra de dos cabezas para devolver las vibraciones malignas. Calavera negra para parar un ataque mental. Imágenes grises para eliminar la mala suerte.
Las piedras que suelen romper energías negativas son la turmalina negra, obsidiana y el cristal de roca.
Amuleto contra las influencias maléficas:
Se necesita: canela, ruda, sal, muérdago, cordón negro con siete nudos, bolsita roja de tela y vela negra.
Este amuleto debe prepararse en luna menguante, primero encender la vela y colocar los ingredientes alrededor poniéndolos cada uno siguiendo el sentido contrario  del reloj hasta cerrar el círculo. Recita un conjuro u oración y deja que la vela se consuma, después guarda los objetos en el saquito deshaciendo el círculo en el mismo sentido que se colocó, cierra el saquito con el cordón de 7 nudos y da las gracias. Lleva siempre el saquito encima.

4 comentarios:

Vacio Desencadenado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Jazmin Pazmiño dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.