lunes, 5 de noviembre de 2007

La Ortiga y la Hiedra


Ortiga menor (Urtica ureas)
La ortiga siempre ha sido una planta asociada a las brujas, en realidad es que esta plantita que todo el mundo teme porque produce una irritación muy desagradable, tiene un sin fin de utilidades.
En la antigüedad se la utilizaba desde fabricar tejidos, como alimento y hasta preparados medicinales, y nadie se quejaba.
La ortiga crece como mala hierba en los jardines, pero la verdad, es que tiene muy buenos beneficios terapéuticos y en cualquier herboristería podemos encontrarla en preparados y bolsas con sus hojas para tomarlas en infusiones.
Las ortigas también tienen una relación mágica tradicional con romper hechizos y devolver la magia negativa a donde vino. Si comparamos que las ortigas saben defenderse a sí mismas muy bien, tienen la propiedad de expulsar a los intrusos no deseados, por donde quieran que vengan.
Las ortigas ofrecen la cualidad de la fortaleza interior, tanto porque son nutritivas como porque sus fuertes tallos están formados por unas fibras que se consideran de las más fuertes del mundo vegetal.
A parte de producir irritación en la piel debido al contacto (acetilcolina y la histamina), es una planta medicinal muy valiosa.
· Estimula el metabolismo de todo el organismo.
· Es muy diurética.
· Combate la diarrea.
· Contiene las hemorragias.
· Depura la sangre y estimula la producción de glóbulos rojos.
· Alivia el reuma y la diabetes.
La ortiga menor (V. dioica) tiene los mismos efectos.

Un amuleto vegetal hecho de ortiga nos concederá fuerza, vigorizará el cuerpo, mitigará la inquietud interior y las penas del amor.
Un hechizo sencillo es el de crar una muñeca de ortigas, para ser fuertes y conseguir las metas que nos proponemos en la vida.
Se hace una muñeca y frente al altar, dentro del espacio sagrado, se rellena la muñeca con cosas que nos gustaría tener en nuestro interior. Empezando por rellenarla de hojas secas de ortiga que se pueden comparar en cualquier herboristería o recogerlas personalmente y dejarlas secar.
Se pueden añadir desde piedras, plantas, palabras escritas, objetos preciosos y todo aquello que nuestra imaginación de bruja lo permita utilizando cosas que representen las cualidades que deseamos para nuestra vida interior y nuestro carácter.
La muñeca no tiene que ser una confección complicada, con que tenga forma humana (cabeza y brazos) ya vale, podemos vestir a la muñeca y darle ojos y otros detalles para que se parezca a nosotros.
Después de cerrar la muñeca, la ponemos en nuestro altar y dejamos que actúe por su cuenta, en nuestro interior irá creciendo aquello que hemos sembrado en nuestro otro yo que es la muñeca.
Hechizos como este nunca deben tirarse a la basura cuando ya no se necesite, sacaremos todas las cosas con cuidado dando las gracias y desharemos la muñeca.


La hiedra trepadora (Hedera helix)

Es un arbusto trepador de hojas siempre verdes y aunque muy común en jardines, muros y como ornamento, hay que decir que toda la planta es ligeramente tóxica.

La hiedra está considerada un planta femenina, unida a lo místico y psíquico, y en la cultura celta se la consideraba sagrada. Al trepar en espiral, tiene un simbolismo de búsqueda de conocimientos internos, representa el laberinto de la vida ascendiendo y superando las dificultades.

Las aplicaciones terapéuticas de la hiedra se emplean bajo control médico ya que influye sobre la actividad cardiaca: en pequeñas dosis dilata los vasos sanguíneos, pero en cantidades altas los estrecha y aminora el ritmo cardiaco.

Sin embargo, la decocción calma la tos y alivia las inflamaciones de las vías respiratorias, estimula la actividad del hígado y la vesícula biliar. Las hojas machacadas se utilizan para eliminar las células muertas de la piel de los pies.

Hechizo con hiedra

Las antiguas mujeres sabias creían en su poder protector y allí donde crecía la hiedra estaba protegido de hechizos negativos; la utilizaban en hechizos para mejorar las relaciones en una casa o entre vecinos. Los druidas, durante el solsticio de invierno, la utilizaban como decoración, para que generara alegría en las reuniones.

Utilízala como decoración navideña, ve a un lugar donde la hiedra crezca en abundancia, corta algunas ramas largas y da las gracias a la planta por su ofrecimiento. Decora el umbral de tu puerta con ella y el lugar donde se reunirá la familia, enciende velas blancas, verdes y rojas, y la felicidad estará presente durante toda la fiesta.

Decora tu altar con hojas frescas de hiedra y en el centro enciende una vela azul, si es luna menguante escribe en un papel aquello que te impide evolucionar espiritualmente y ser mejor persona. Pero, si es luna creciente escribe lo que necesitas para avanzar y crecer en mente y espíritu.

Lee la petición tres veces delante de la vela y centra tu atención en lo que has escrito y tus sentimientos, si descubres los bloqueos que te impiden evolucionar, intenta comprenderlos y solucionarlos, si descubres que es lo que necesitas, pero careces de ello, ten una mente abierta y positiva y lograrás alcanzar tus metas.

No hay comentarios: