viernes, 7 de septiembre de 2007

Lugares de poder naturales


La Tierra al igual que los humanos, es un ser vivo que existe en este plano y posee sus vías nerviosas y meridianos, sus centros energéticos (chakras) y órganos sensoriales. Es la base de la existencia de toda criatura viviente y su poder es enorme, por lo que existen lugares donde se concentran de una forma muy especial los flujos etéricos de nuestro planeta.

· Las rocas son como los huesos de la Tierra, y nos enseñan a ser fuertes, capaces de superar las situaciones difíciles y hallar la paz interna. Antes de realizar un ritual debemos conocer su composición mineral, los elementales que en ella hay y su ubicación ya que sus energías vibratorias pueden variar.
· Las cuevas siempre han tenido un significado muy profundo en las tradiciones de nuestros antepasados. Representan el vientre de la Gran Madre y realizar rituales mágicos en su interior nos llevará a estar más cerca de la fuente de poder, proporcionándonos protección, seguridad y liberándonos del peso de las preocupaciones. Su fuente de energía curativa n os llevará a sanar desarmonías físicas, mentales y espirituales.
· Los bosques forman la parte dedicada a la desintoxicación de la Tierra, son un órgano sensorial, pues sus altas copas captan todo tipo de energías y sus hojas son capaces de resonar con las vibraciones. Un árbol viejo posee facultades especiales acumuladas tras una dilatada vida, de ellos se pueden extraer consejos y un modo de vida más acorde con la naturaleza. Los druidas eligieron los bosques como templo natural por su inteligencia y sensibilidad, porque en él se encuentran energías profundas y sutiles. Es, a demás, el hogar de muchos seres etéricos, al igual que una infinidad de formas de vida vegetales y animales.
· Los claros de los bosques que se forman de manera natural, pueden ser un foco de energía inarmónico, un punto de desintoxicación, en tal caso no es aconsejable permanecer mucho tiempo en él. Pero un claro puede general vibraciones muy positivas y permanecer en ellos restablecerá el equilibrio de nuestro cuerpo y mente, será un lugar de calma y sosiego.
· Los acuíferos, manantiales, cascadas y ríos siempre han sido un lugar mágico en leyendas y cuentos de hadas. Las aguas emanan del interior de la Tierra transportando su energía y materiales que las hace saludables para los humanos y suele ser el refugio de los seres elementales. El agua favorece el fluir de la vida y deshace los bloqueos energéticos.
· Las montañas, podría decirse que es la forma por la cual la Gran Madre establece contacto con el Gran Padre. Las cimas de los montes se consideran sagrados desde tiempos inmemorial y fueron los celtas, principalmente, los que crearon altares y centros espirituales en lo alto de las colinas y montes. Las cumbres son idóneas para tener una visión más clara, creatividad, autoconfianza e individualidad.

Podemos decir que celebrar rituales en estos lugares de poder fortalece la unión entre los humanos y la Gran Madre y ayuda a la armonización de nuestra vida cotidiana.

No hay comentarios: