miércoles, 15 de agosto de 2012

Árboles Mágicos: abedul, abeto, acebo, álamo.

El abedul: Un de los grandes árboles mágicos que representa el principio femenino. Sus ramas nos conectan con la Diosa y sirven para purificar y arrojar energías negativas, malos espíritus y los malos sueños.

Procura protección a embarazadas y niños pequeños. Con las ramas de abedul se realizan hechizos para atraer la lluvia y proteger el hogar.
Curiosidad: Se dice que la escoba de las brujas estaba confeccionada con ramitas de abedul, atadas con sauce a un palo de fresno. Esta virtud de “barrer o limpiar” asociada al abedul podría sustentar es costumbre.
Aplicaciones terapéuticas: Sus hojas se han utilizado desde siempre para curar las enfermedades del aparato urinario y los reumas. La brea de abedul se usa a menudo para tratamientos dermatológicos.

El abeto: Árbol bello y noble, capaz de conectarnos con lo superior. Representa el momento del nacimiento del Niño Dios Sol, hijo de la Gran Madre. El abeto es símbolo del poder regenerador y creador. La energía del árbol penetra a través de las manos, limpiando y regenerando. Las ramas colocadas en el interior de la casa atraen las energías protectoras y alejan todo mal. También pueden ser un buen talismán para nuevos comienzos.
Curiosidad: el abeto representa nuestro mundo y la conexión con el Universo. Al colgar en el “Árbol de Navidad” los adornos brillantes y regalos es como una representación del Cosmos y las cosas que queremos proteger y desear.
Aplicaciones terapéuticas: Del abeto rojo (picea abies) se preparan jarabes contra la tos e infusiones para el escorbuto. Para ciertos dolores de espalda, insomnio, anemia, gota y reuma. Eficaz inhalaciones para asma, bronquitis y otras enfermedades infecciosas del aparato respiratorio. La resina sirve para aplicarla sobre picaduras de insectos.

El acebo: planta poderosa su fuerza mágica nos protege de las energías amenazantes y alejando las influencias negativas. Ayuda en las decisiones que afectan al desarrollo personal, procesos de autocrítica y aspectos de nuestra vida que debemos desprendernos.
Curiosidad: un arbolito de acebo plantado en el jardín, junto a la casa, la protege tanto a ella como sus moradores y también de la maldad que del rayo de desprende.
Aplicaciones terapéuticas: Constituyen un gran remedio para bajar la fiebre, es diurético y laxante.

El álamo: llevar una ramita de álamo sirve para favorecer la comunicación y elocuencia, proporciona mayor fluidez y facilidad de palabra. Es un protector contra enemigos físicos, especialmente ladrones. Y arrojar hojas de álamo soplando sirve para invocar al viento.
Curiosidad: los antiguos pensaban que los álamos eran capaces de comunicar a los hombres los mensajes del viento, de lo invisible y la voz de los Dioses, convirtiendo este árbol en gran mensajero y transmisor de sabiduría.
Aplicaciones terapéuticas: Altamente diurético y desinfectante. Contra las hemorroides y heridas causadas por quemaduras. Dolores de la gota y reuma. Eficaz contra la dermatitis e inflamaciones de las vías urinarias.

No hay comentarios: